El marketing es algo complejo. Y quizá, dentro de su complejidad la parte más delicada sea la de conectar con la audiencia.

Si esto no se consigue, da igual la estrategia o estrategias que apliquemos. No funcionarán.

Conectar con la audiencia, es decir conseguir que nuestro mensaje alcance el lado más emocional del cliente, es fundamental para el éxito de nuestra campaña.

Por eso, últimamente se habla tanto de “humanizar la marca”. Precisamente para que el lado más humano de nuestra empresa y su filosofía enganche a nuevos clientes o fidelice a los ya existentes.

Marketing emocional y el regalo publicitario: tándem perfecto.

Cuando hablamos de marketing emocional nos referimos a establecer estrategias de marketing habituales pero apelando a las emociones. ¡Enamorar para vender!

El objetivo seguirá siendo el mismo: vender o conseguir nuevos clientes, pero para ello vamos a utilizar las emociones en lugar de estrategias de venta más frías o directas.

El marketing emocional trata de impactar directamente sobre las emociones; establecer un vínculo con los clientes a través de una comunicación 360. ¿Y qué relación existen entre el marketing emocional y el regalo publicitario? Muchas.

Gracias al regalo publicitario las marcas o empresas pueden conectar con los clientes de forma directa. Hoy en día existen infinidad de artículos publicitarios que pueden ayudarnos a establecer una conexión muy estrecha con los potenciales clientes.

Si estás buscando ideas de regalos promocionales originales te recomendamos que eches un vistazo al catálogo de STYB.

Las personas somos experiencias, emociones, sentimientos. Y esto es lo que nos diferencia a unos de otros.

Estas emociones (alegría, rabia, admiración, enfado, pena, melancolía, nostalgia) son a las que nos dirigimos con las estrategias del marketing emocional. Según sea el mensaje (y nuestro sector), se buscará el canal adecuado para poder transmitirlo. Y el regalo publicitario es un canal más a explotar.

El marketing emocional y el entorno digital

Gracias al entorno digital, la comunicación entre la empresa y los clientes se ha podido mejorar, afianzar e incluso igualar, existiendo la retroalimentación entre uno y otros.

Hay que tener muy en cuenta que día tras día el cliente se está volviendo más exigente y para comprar uno u otro producto o servicio quiere estar en sintonía con la empresa que se lo ofrece. Además, no olvidemos que ahora tiene mayor poder de prescripción y crítica por lo que a la marca les interesa tenerles lo más contentos posibles. No olvidemos que ahora, gracias el mundo online los clientes:

  • Además de opinar y criticar, tiene un tercer poder muy importante: dar viralidad. Es decir, puede compartir sus ideas al respecto de nuestra marca en sus redes sociales y según sea su comunidad de seguidores es y su capacidad de comunicación puede llegar a un alcance tal que puede afectar, para bien o para mal a nuestra empresa.
  • Hacer visibles sus comentarios públicamente tan solo con mencionar una marca o crear su propio hashtag.
  • Conocen al dedillo el servicio o producto, muchas veces hasta tal punto que lo conocen mejor que los propios empleados. Los clientes ahora leen, debaten en foros, leen reseñas…En definitiva, se informan antes de comprar.

Ya lo sabes, si quieres enamorar a tus clientes, busca estrategias basadas en el marketing comercial y sírvete de herramientas como el regalo publicitario...¡Funcionará!