La Navidad, además de ser una de las fechas más emotivas del año, es también una de las más comerciales.

Prácticamente todas las empresas “echan los restos” en las campañas navideñas, ya que en estas época es cuando se concentran las mayores ventas de todo el año.

Sabiendo que esto es un hecho, es decir, que la Navidad es la época del año donde más crece el consumo, es lógico que se incremente el esfuerzo publicitario por parte de los anunciantes.

Lo malo, es que muchas veces, el pequeño empresario piensa que la publicidad no está a su alcance, y nada más lejos de la realidad.

Obviamente, tener un espacio en televisión, o una página completa en un diario nacional, requiere de una gran inversión, pero sin embargo, existen otras acciones de marketing que pueden llevar a publicitar tu negocio de una forma más sutil, entre ellas, el regalo promocional.

En la entrada de hoy os vamos a hablar de la importancia del regalo promocional en Navidad y cómo sacarle todo el partido si tienes un pequeño negocio.

¿Qué son los regalos promocionales o artículos promocionales?

Los regalos promocionales son artículos de muy diversas categorías que sirven como herramienta de promoción. Algunas de las categorías más conocidas son:

  • Escritura
  • Tecnología
  • Viajes y tiempo libre
  • Oficina
  • Hogar
  • Textil
  • Bolsas
  • Deporte
  • Verano
  • Llaveros
  • Etc.

En Styb somos especialistas en artículos de escritura, especialmente, bolígrafos. Sin embargo, nuestro catálogo de regalos promocionales está repleto de ideas para satisfacer las necesidades de cualquier cliente y acorde a cualquier época del año.  Concretamente, doscientas veinte ocho páginas completan nuestro catálogo de artículos promocionales que harán las delicias de los clientes más exigentes.

¿Cómo se utilizan los regalos promocionales?

Una vez elegido el artículo promocional que quieres ofrecer a tus clientes/usuarios, se personalizan mediante diferentes técnicas (impresión, grabado, serigrafiado, tampografía, etc) con lo que se quiere transmitir.

 Una buena práctica y muy habitual es estampar en el artículo promocional, como mínimo, el logotipo de la empresa, así como la página web y algún dato de contacto. Y decimos como mínimo porque se puede ser tan creativo y original como nuestra imaginación nos deje (y el tamaño del regalo promocional, claro está). Como todo, cuanto más impactante sea el mensaje, mejor acogida va a tener, y por tanto, más tiempo se mantendrá en el top of mind de los potenciales clientes.

La Navidad es una buena época para regalar artículos promocionales en prácticamente todos los negocios. Por ejemplo, si eres una empresa de servicios, puedes tener un “detalle”, con tus proveedores, tus intermediarios o tus clientes. Según sean de importantes para tu empresa, así deberá ser el valor del regalo promocional. Es decir, no es lo mismo regalar un bolígrafo, que unas gafas 3D personalizadas. Y por supuesto, la elección del regalo, siempre va a tener una clara intención, que no es otra que fidelizar a tu cliente/intermedario/proveedor/preescritpores.

En cambio, si eres un tienda por ejemplo, tus bolsas sean de plástico, cartón o tela, deben ir siempre personalizadas con tu marca y si aprovechas la época Navideña, para incluir alguna promoción, o algún claim que anime a la compra, mejor que mejor.  

¿Te animas a probar la eficacia del regalo promocional?